22 diciembre 2010

Querer y no poder.

Es como un fuego intenso que quema mi garganta a cada sorbo y me desgarra las entrañas a su paso.
Como la llama intermitente de una vela que pinté con ceras de colores en un papel mojado y cuyo contorno nunca llegó a materializarse por la fragilidad del soporte.
Como la bailarina de una caja de música que se ha quedado sin batería e intenta moverse en círculos sin poder mover los pies.
Como un kaleidoscopio estropeado que no logra que sus cristales cambien de forma al agitarlo.
Como cogerte de las manos y sentirlas tan frías que el tacto se me hace amargo y desearía poder calentarlas con un simple soplo de mi aliento.
Como las veces que intenté recordar tu rostro a dos milímetros del mío y me di cuenta de que ya nunca volvería a pasar.
Como tú y yo envasados al vacío pero en distintos recipientes.

3 comentarios:

  1. "... como pretender agarrar su sombra en mi recuerdo."

    Escribes precioso. O por lo menos, inspiras ;)
    Mua

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenas!
    He estado buscando blogs interesantes.
    Soy Marya,
    mi blog se centra en las letras.
    Si te interesa la escritura, la poesía y los ensayos, más que otras banalidades que hoy día se valoran...
    si no tienes tabúes que te restrinjan, y prefieres decir lo que piensas...
    si quieres saber sobre el proceso de creación de libros de una autora de dos publicaciones y así sus cambios hasta la locura...

    échale un vistazo a mi blog,
    y si te gusta, que nadie te calle, ¡síguelo!
    http://librosy3.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. "Como tú y yo envasados al vacío pero en distintos recipientes". ¿Cuántas veces podrá pasar por nuestras mentes, tan ligero y al mismo tiempo pesado pensamiento, a lo largo de nuestra vida?. Sublime... simplemente, sublime.

    ResponderEliminar

Mis gafas azules te vigilan, cuidado con lo que dices.